Gimnasia no pudo en Junín y depende de un milagro

Facundo Segarra (@FacundoSegarra)

En el marco de la Fecha 12 de la Copa Liga Profesional, Gimnasia hizo lo que pudo para volverse con un triunfo pero igualó 0-0 en su visita a Sarmiento y no pudo llegar con más chances de clasificación para la última jornada. Además de estar obligado de ganarle a Vélez, tendrá que esperar las derrotas de Unión e Independiente y que Lanús no pueda conseguir los tres puntos para poder acceder a los Cuartos de Final.

1-La imprecisión, predominante: Durante todo el partido, pero más aún en la primera parte, el “Lobo” y Sarmiento brindaron un encuentro con escaza fluidez en el juego y poca vistosidad para el espectador. El equipo de Leandro Martini y Mariano Messera intentó -como siempre- ser protagonista y lastimar con el buen juego asociado que lo caracteriza, pero los jugadores fundamentales para ello (Brahian Alemán, Matías Pérez García, Marcelo Weigandt, entre otros) no estaban finos a la hora de darle la pelota a un compañero. Lo mismo sucedió en el conjunto local, que su única alternativa en ataque pareció ser la de jugar por los costados con sus volantes externos y tirar centros al área -por momentos- sin mucho sentido.

2-Dos equipos largos: Además de las reiteradas imprecisiones que se mencionaron anteriormente, la no fluidez en cuanto al juego también tuvo que ver con la enorme distancia entre las líneas de defensa y ataque que hubo en ambos equipos. Cuando los defensores recuperaban, la mayoría de las veces se veían obligados a recurrir a un pelotazo largo con poco rumbo, debido a que los delanteros y mediocampistas encargados de generar juego no aparecieron como opciones claras de pase y no pudieron asociarse con pases cortos. Esta constante se vio reiteradamente desde los dos bandos.

El partido no ofreció goles y tampoco buen juego. Foto: Prensa Gimnasia.

3-La misma alternativa de siempre: Como ocurre en cada partido, cuando no surgían las ideas en el “Lobo”, el colombiano Johan Carbonero fue el arma más peligrosa en ataque. Con sus desbordes y corridas al vacío pudo inquietar a los defensores rivales y ocasionar chances claras que le hacían falta al equipo platense (que por momentos la pasó mal en el primer tiempo). De hecho, una de las mas claras, es decir el remate de Víctor Ayala que se estrelló en el travesaño, surgió a partir de ese formato: pase en profundidad para Carbonero para que este ingrese al área y busque rematar o bien ceder alguna asistencia hacia atrás.

4-La sobresaliente actuación de Vicentini: El arquero del “Verde” fue, sin dudas, la gran figura del partido y el máximo responsable de que el elenco “Mens Sana” no se haya quedado con la victoria. Por nombrar las situaciones más importantes, las grandes voladas primero levantándose desde el suelo para evitar el gol de Alemán y luego imposibilitándole el grito a Carbonero que había ejecutado un tiro espectacular que se metía en el ángulo superior izquierdo. Además, transmitió seguridad durante los 90 minutos y fue decididamente una muralla, mas que nada cuando la visita -con la obligación de ganar- empujaba sobre el final.

5-Se le complica en los partidos importantes: No es la primera vez que el “Tripero” no consigue el resultado que necesita cuando le toca afrontar un duelo clave y tiene que ganar. A pesar de haber jugado -dentro de todo- un buen partido (mas que nada teniendo en cuenta las situaciones claras de gol que tuvo), esto ya le había sucedido al equipo -por ejemplo- en el duelo frente a Huracán en este mismo certamen, cuando consiguiendo un triunfo se acomodaba entre los primeros cuatro puestos y finalmente terminó igualando un partido que -en la previa- era totalmente ganable.

Foto destacada: Prensa Gimnasia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *